miércoles, 20 de julio de 2011

Fiestas Patronales de Rebolledo



         Trescientos sesenta y un días de trabajo con un único fin: llevar a cabo cuatro días de fiestas dedicados íntegramente a los vecinos, a un pueblo. Un pueblo que vestimos de gala, de manera sencilla pero elegante, en el cual depositamos tanto cariño como esfuerzo. Una combinación perfecta para un resultado maravilloso. Son muchos los sentimientos que emanan: la satisfacción, la ilusión, el cariño, la desesperación, la pena, la alegría… sentimientos que compartes con todos aquellos que forman lo que se conoce como “comisión”, pero a los cuales yo llamo amigos. ¡Y lo son! Porque aunque seamos personas diferentes, compartimos un mismo objetivo y vivimos miles de experiencias que nos unen. Podemos discutir, llorar, desesperarnos unos con otros… pero siempre terminaremos abrazados y riéndonos de todo lo bueno que hemos hecho y compartido. 
         Es cierto que sin una comisión no podrían existir unas fiestas, pero también es importante que sin un pueblo receptivo, estas jamás podrían ver la luz. Son esos vecinos, los que colaboran de forma económica o con sus propias manos, a los que yo les doy las gracias en cada momento que empiezo una actividad para estas. Otro punto clave para el correcto desarrollo de unas fiestas es la participación, ya que cuando elaboras una actividad y esta es respondida con la presencia de gente que disfruta con ella, te aporta la seguridad del éxito con la que se han llevado a cabo, y esto produce a su vez una enorme satisfacción.
         Me han preguntado más de una vez que cuánto se cobra por estar en la comisión. Cuando les contesto que no cobramos nada extrañan la cara, y seguido a ello me preguntan que por qué lo hago entonces. Yo les sonrío y les contesto que no sólo existe la compensación económica, si no que existe otra mucho mejor y mayor: la satisfacción de ver los frutos de un gran trabajo acogido con alegría y diversión tanto por vecinos del lugar como por todos aquellos que se acercan y hacen aún más grandes nuestras fiestas.
¡Viva la comisión!, ¡Viva el Rebolledo! Y ¡Viva la Virgen del Carmen!
Un caluroso saludo, Alejandro Torá Martínez, vocal de actividades socio-culturales de las fiestas Patronales de Rebolledo.



3 comentarios:

  1. Sabes? imagino que ya te lo habrán dicho varias personas, pero si no es así, te lo digo yo:
    Es precioso darte cuenta de que te estás emocionando leyendo algo minimamente simple, algo que no está totalmente recargado de palabras perfectas y de historias cuyo argumento no esperabas.
    TU simplemente consigues emocionar con lo que te propongas o con cualquier pequeño de talle. y conseguir eso ya no es tan pequeño. Sigue asi Javi, consigues una sonrisa en algunas personas como yo :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario de IRENE, me lo tomo para mi jajjaj xD

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario...